Lu Ma Mi Ju Vi Do
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
 
 

Ajuntament de Bejís

Iglesia Parroquial de Bejís

Bejís

BEJIS Y EL RENACIMIENTO A LO "ROMANO".
Fernando Sanz Ruiz.

 

 

A mediados del mes de setiembre del pasado año 2006, un buen amigo me invitó a conocer el pueblo de Bejís. Ascendiendo por sus angostas y medievales calles, llegamos ya atardeciendo a la recoleta plaza donde se alza la iglesia parroquial de la Virgen de los Ángeles. Ante el blanco muro de la iglesia y envuelto por el frescor de los árboles de la plaza, mis ojos pronto se fijaron en la portada de piedra que debido a la luz del atardecer había adquirido un precioso tono dorado. Recojido en la serenidad y calma que ofrecen a la mente estas pequeñas plazas de los pueblos, no pude evitar pensar que sin darme cuenta ante la portada de la iglesia de Bejís, había cerrado el círculo de un viaje iniciado hace años donde había podido admirar lo mejor del Renacimiento de la Comunidad Valenciana. Unos meses antes de visitar Bejís, en la primera semana de julio, la ciudad de Valencia mostraba en todo su esplendor a visitantes, valencianos y al propio Papa Benedicto XVI la restauración de una obra maestra del Renacimiento Europeo del siglo XV, los frescos que pintaron para el techo de la Capilla Mayor de la Catedral de Valencia los italianos Francesco Pagano y Paolo de San Leocadio en 1474. Al extraordinario descubrimiento de los frescos renacentistas de la catedral valenciana ocultos por la bóveda barroca desde finales del siglo XVII, se le unió otra obra maestra del Renacimiento Español, la reconstrucción con las piezas originales del patio renacentista del Embajador Vich en el museo San Pío V de Bellas Artes de Valencia, que fue inaugurado el día 7 de julio del 2006, un día antes de la llegada del Papa a Valencia. El patio renacentista del palacio del Embajador Vich fue construido en 1527 y está considerado como la primera obra maestra arquitectónica del renacimiento italiano en las tierras del antiguo Reino de Valencia. La construcción del patio del palacio del Embajador Vich fue de tal importancia en su época, que sirviò de inspiración y modelo para los maestros cantero desde Castellón a Alicante, que comenzaron a tallar las piedras y diseñar edificios civiles y religiosos en este novedoso estilo que en tierras españolas se llamó “Romano” y que poco a poco substituyó al estilo “Moderno” que era el nombre que se utilizaba para denominar al estilo gótico en el siglo XVI. Y volviendo de nuevo a Bejís, tras haber tenido el privilegio de poder contemplar dos obras maestras del Renacimiento ocultas tanto tiempo en Valencia, aquella tarde de verno me encontré con algo extraordinario, una portada del Renacimiento labrada en 1554 por un maestro cantero llamado Pedro de Cubas y que tenía algo fuera de lo común en las portadas de iglesia de esta época que mas adelante explicaré. La portada está formada por dos columnas corintias sobre pedestales, arco de medio punto formado por dovelas muy sobrias, dos adornos vegetales en las enjutas del arco y un gran friso muy potente, que remata todo el conjunto donde se puede leer: “Petrus de Cubas Me Fecit Año 1554”. A lo largo de mis años de estudio, he visto muchas portadas renacentistas pero sin lugar a dudas, Bejís cuenta con una de las portadas más elegantes y refinadas y más fuera de lo común del Renacimiento de la Comunidad Valenciana. Tal afirmación la argumento en que el maestro cantero aplicó el modelo a lo “Romano” en Bejís con una maestría difícil de superar que se aprecia en los siguientes detalles: Primero utilizó eñ estilo corintio en las columnas que como es sabido es el orden arquitectónico más elegante de la antigüedad clásica, no en vano el Panteón de Roma, edificio que es utilizado como modelo ideal por el Renacimiento Italiano y que Miguel Ángel calificó como “Diseño Angélico y no humano”, también utiliza el orden corintio. Segundo, el uso minimalista de la decoración reducida a dos motivos vegetales en las enjutas del arco, evita caer en los excesos decorativos del Renacimiento de la segunda mitad del siglo XVI y nos da algunas pistas sobre la personalidad y los gustos artísticos de Pedro de Cubas, del cual me atrevo a a venturar que debía tener una educación clásica muy elevada y un gusto artístico muy exquisito. Y finalmente, en tercer lugar tenemos que hablar de la composición de la fachada en conjunto, donde el maestro Pedro de Cubas demuestra que conoce a la perfección el lenguaje arquitectónico del Renacimiento más puro, es decir el del siglo XVI (Quatrocento) que básicamente consiste en crear un modelo arquitectónico lo más parecido posible al ideal del edificio romano de la antigüedad clásica. Si contemplamos la fachada de la iglesia de San Francisco en Rímini ( 1446-1450), obra del arquitecto Alberti y considerado como autor de la obra teórica más importante del renacimiento italiano, veremos que la portada renacentista de Bejís, sigue el modelo compositivo de Alberti en la iglesia de Rímini (Italia) donde la portada se presenta sin hornacinas ni elementos religiosos sobre el friso y se diseña como un arco de triunfo romano de un solo vano en el caso de Bejís. Estas características tan “civiles” y tan fuera de lo común en las tierras de la comunidad valenciana, que se repetirán más tarde y excepcionalmente en la llamada Obra Nova de la catedral de Valencia (1566) y en la Cartuja de Porta-Coeli de Serra (1571), otorgan a la portada de Bejís la categoría de obra única y de gran valor dentro del panorama del renacimiento valenciano pues nos encontramos a un maestro cantero que sigue al pie de la letra el canon más puro del primer renacimiento italiano y que es capaz de crear una obra elegante y plena del ideal artístico del renacimiento: la búsqueda de la proporción y la belleza ajustada a la escala del ser humano, sin recurrir a grandes artificios y monumentales decoraciones pensadas para la actividad. Poco queda ya que decir, sólo que el descubrir una obra del Renacimiento tan singular y tan llena de maestría que es comparable a mi modo de ver en valor artístico de primer orden con los Ángeles de la Catedral de Valencia o con el Patio Renacentista del Embajador Vich, ha de llenar de orgullo a los habitantes de Bejís, una población del Alto Palancia que cuenta con una obra de arte desconocida de gran valor: un tesoro oculto del Renacimiento a lo “Romano” de lo más puro que se pueda contemplar en toda la Comunidad Valenciana. (Fernando Sanz Ruiz es Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Valencia.)

Imágenes: 
fachadai.JPG

Formulario de búsqueda

Portal desarrollado con Drupal